domingo, 15 de enero de 2017

La importancia de una foto / The importance of a photo

Cuando empezó todo el viaje que finalmente nos dio como regalo a Mei, recuerdo que hicimos varias pruebas, visitas a psicólogos e incluso algún especialista evaluó la forma que mis hermanos y yo teníamos de saludar a nuestros padres. Desde la primera prueba hasta que Mei salió del avión en brazos de mi madre y nos saludó vestida con su chaquetita roja de estrellas negras y blancas, pasaron cerca de 6 años.
-
Teniendo en cuenta que ella vino con tres años y medio, eso implica que aún no había nacido cuando comenzaron los tramites y tampoco lo había hecho cuando fue aceptada, a 30 de abril de 2006, la solicitud de adopción en China porque Mei nació en diciembre de aquel año. Durante el tiempo que tuvimos que esperar nos dedicamos a imaginar cómo sería su carita, su risa, su pelo, en definitiva toda ella. Nos habría gustado ver por un agujerito todo lo que hacía y puede que la espera se hubiese hecho más corta si hubiésemos recibido alguna foto antes de aquel caluroso día de julio de 2010 en la que, agarrados de la mano en un despacho, mis padres abrieron una carpeta y vieron la carita de su cuarta hija por primera vez.
-
-
Si, eso nos hubiese ayudado. Pero no fue así, aunque un año más tarde yo encontrase a Moya en Google y con él recuperase parte de los tres años y medio de pasado en blanco que tenía la vida de Mei. Pero eso es otra historia que os contaré otro día, porque hoy quiero centrarme en la importancia de una foto para el padre, la madre, los hermanos y demás familia que espera la asignación durante este largo proceso al que nuestro hermano denominó en su momento como más largo que el embarazo de un elefante (viene a durar unos 22 meses).
-
Desde que Mei llego se convirtió en el objetivo de cientos de cámaras. Hemos plasmado en fotos prácticamente todos los momentos de los seis maravillosos años que lleva con nosotros, al igual que mis padres hicieron con sus otros tres hijos, entre los que yo me incluyo claro está. Pero aunque pocas, nos faltan algunas piezas de ese puzzle que transcurrió del 25 de diciembre de 2006 hasta agosto de 2010, momento en el que la vimos por primera vez.
-
Cuando hice el master de Estudios Chinos y pregunté a mis profesores si podía hacer las prácticas en China las practicas ellos me dieron su conformidad, sólo faltaba la de Moya, Krista y Cathy y ellas también me la dieron. Me iba a China, a conocer un poco más de la realidad del pasado de mi hermana y además a cuidar de peques que estaban en un orfanato esperando que sus familias llegasen para llevárselos a su casa. A su hogar.
-
Decidí entonces que mis cámaras vendrían conmigo, que inmortalizaría cada detalle, cada risa, cada comida, cada juego... todo lo que fuese posible y lo hice pensando en esas madres y padres que estarían esperando a sus tesoro al otro lado del mundo. Ya en Xinxiang acudí con QiRui al registro a hacer las fotos para el pasaporte y el certificado de adopción de Essie. Traté de documentarlo todo y después, ese mismo día se lo mandé todo a Moya para que se lo hiciese llegar a sus padres.
-
A mi vuelta a casa, cree una carpeta en el ordenador dedicada a uno de mis peques de ojitos de almendra. De vez en cuando las repaso y hay algunas impresas dispersas por mi cuarto o como fondo de pantalla en mi ordenador. Y entonces, el pasado 9 de octubre de 2016 recibí un mensaje privado en Facebook de una mujer que me contaba que era la madre de una de mis niñas, la adorable Meng Tian, la de los enormes ojos y la mirada despierta. Se encontraba esperando la fecha de la adopción y me decía que había encontrado algunas fotos de su niña en mi blog y quería saber si tenía más. ¿Os imagináis mi reacción? Fue una enorme y bonita sorpresa. Le mandé una foto en la que sostengo a Meng Tian en brazos mientras duerme, agarrándome la camiseta, y me agradeció haber estado allí para cogerla en brazos mientras dormía. Mis ojos ya eran lo más
parecido a una fuente. Quedamos en seguir en contacto y cinco días después, el 14 del mismo mes me escribió otro privado otra mujer que iba a viajar a China a adoptar a Hua Tian Jiao, a la que Claire había rebautizado como Jade.
-
A lo largo de los últimos tres meses me he escrito con esas dos familias. Hemos hablado de sus princesas, he tratado de contarles cómo son. Hacer su espera más corta, y eso que ellos sólo han tenido que esperar un año, y llenar algunos de los huecos que tienen los puzzles de los primeros años de Aliana y Milly Joy (MJ). Aliana abrazó a sus padres por primera vez el pasado lunes. MJ, lo hará el lunes y yo soy muy felíz por ellas, sus familias y el pequeño granito de arena que mis fotos, vídeos y anécdotas hayan podido aportar a su espera.
-
-